¿Qué hacer ante una retención de mercancía en la aduana?




 

La esencia del transporte internacional es la importación y exportación de mercancías entre empresas que se encuentran en dos países distintos. Para que este tipo de operaciones de traslado de cargas se realicen de forma correcta y efectiva, las aduanas juegan un papel fundamental a la hora de controlar la mercancía que se transporta. Los agentes de aduanas se encargan de revisar que los productos que se importan o exportan cumplen con las normativas extracomunitarias y son aptos para el transporte. De lo contrario, la mercancía quedará retenida en la aduana. Con lo cual, si te sucede, en las siguientes líneas te explicamos qué hacer ante una retención de mercancía en la aduana.

Para que productos que transportas no pasen las fronteras internacionales existen dos motivos principales: la falta de documentación o la irregularidad de la mercancía.  Principalmente, si los productos no cumplen todo aquello marcado en el Documento único Aduanero (DUA)  o no están autorizados en el país de recepción En este sentido, los agentes de aduanas realizan inspecciones aleatorias y, en caso de que los bultos que se transportan no cumplan con lo establecido, quedarán retenidos.

¿Cuáles son los códigos de retención en aduana?

Una vez la mercancía llega a la aduana, se activan una seria de códigos que marcan la continuidad hacia el punto de destino o la pausa de la cadena de transporte. El código verde indica que la documentación presentada está en regla y, como consecuencia, la operación de importación o exportación puede continuar su curso normal.

Si los agentes de aduanas activan el código naranja significa que la mercancía, por norma general, no dispone de toda la documentación requerida. Para solventar este problema, el transportista debe comunicarlo al propietario de la carga para que presente los papeles que falten y la operación de transporte internacional pueda seguir su curso normal.

Por el contrario, si se activa el código rojo la mercancía quedará retenida en la aduana debido a que se habrán detectado supuestas irregularidades. Para solucionar esta incidencia y aportar la documentación que se requiere hay un plazo de 15 días. Durante el tiempo que la mercancía permanece retenida en la frontera, se generan una serie de gastos, los cuales deben asumir la parte importadora o exportadora según se derive en el contrato. Para ello, es recomendable contratar un seguro que cubra este tipo de situaciones.

Si una vez presentada toda la documentación en regla y cubiertos todos los gastos por la retención, la mercancía queda bloqueada en la aduana, el último paso es la vía judicial para reclamar la situación.

Suponiendo que la carga cuenta con toda la documentación y cumple con todos los preceptos pero la carga sigue bloqueada; en este caso, la última vía será la judicial. La única manera de desbloquear la carga en este caso. No se puede olvidar que existen mercancías que no pueden estar bloqueadas por mucho tiempo por su propia naturaleza, como los productos perecederos. Llegar a esta batalla legal entre el agente exportador y la autoridad aduanera no es muy recomendable si la naturaleza de los productos que se transportan es perecedera, ya que se puede echar a perder toda la carga y, como consecuencia directa perder gran cantidad de dinero.

Como resultado y para evitar que la mercancía que exportas o importas quede retenida en la aduana pon especial atención a la normativa del país de destino. Confía en las empresas de transporte profesionales y todo irá sobre ruedas.

 

 

 




COMPARTIR:




Comenta:

¿Podemos ayudarle?




En este sitio se usan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada. Más Información
¿consiente usar cookies?