Logística inversa: qué es y cómo se aplica


Logistica inversa
2018-04-25 / Logística


La inclusión de las nuevas tecnologías en la industria y la globalización de los procesos de producción han generado que el día a día de las empresas se convierta en una vorágine constante de cambios para adaptarse a las necesidades del mercado y las exigencias del cliente. Como resultado de esta situación actual nace la logística inversa, un cambio que, como su nombre bien indica, da una vuelta a la organización habitual de fabricación, distribución y comercialización de los productos. Además, el reciclaje juega un papel fundamental, ya que en este proceso global quien adquiere el producto se convierte en el primer eslabón de la cadena. Con todo, lo que se realiza es una giro de 360º en la cadena de suministro, consiguiendo un mayor aprovechamiento de los recursos.

Objetivos de la logística inversa

La logística inversa se basa en reorganización de los ciclos por los que pasan los productos desde que se crean a partir de las materias primas hasta que llegan a manos del consumidor final. Con ello, lo que se genera es una optimización de los recursos que se invierten en la elaboración de un producto ya que se genera una cadena de ida y vuelta entre el productor, el distribuidor y el cliente.

Con la logística inversa lo que se consigue es completar la vuelta al punto de origen de los productos para que sean reutilizados o para que se sometan a procesos de reciclaje. Esta tendencia en el sector logístico surge como necesidad de cubrir las demandas de los clientes, quienes cada vez más piden celeridad en la producción y distribución de los productos, siempre intentando buscar un ahorro de los costes.

Tipos de logística inversa

Dentro de este proceso logístico, podemos distinguir dos tipos de logística inversa en base al objetivo que cumplan y los productos que engloban. Así pues, encontramos la logística de devoluciones y la logística de residuos. La primera tipología se centra en el proceso de retorno desde el distribuidor o cliente final hasta el productor. En la mayoría de casos, este tipo de logística es la que se refiere a todas las operaciones de devolución en el eCommerce. Por otro lado, la segunda modalidad es la que incluye la recogida y el reciclaje de los residuos que genera un producto para su correcto tratamiento y reutilización.

En cualquiera de los casos, el consumidor (entendido como distribuidor o cliente final, dependiendo de lo que se comercialice) es el encargado de poner en marcha la cadena y darle nueva vida a aquello que, o bien no ha cumplido sus expectativas o bien ya no sirve para el uso que fue creado.

Retos de la logística inversa

En el proceso de logística inversa, el principal beneficio es que las devoluciones al punto inicial del proceso se producen de forma más rápida, aupadas por la necesidad del cliente final de tener el producto aquí y ahora. Es decir, si un cliente no recibe el producto que espera, inmediatamente, pone en marcha el proceso de cambio y devolución siendo él mismo quien se encarga de hacerlo llegar hasta el punto de origen.

Con ello, lo que se consigue es reducir el tiempo en la cadena de suministro ya que las empresas productoras y distribuidoras no tienen que encargarse también de la recogida de los productos que no satisfacen las necesidades de los clientes. No obstante, lo que si deben trabajar y fomentar es el hecho de que estas devoluciones sean gratuitas para el consumidor.

Por otra parte, las empresas también deben fomentar el I+D+I en los procesos de tratamiento de residuos industriales para conseguir que la logística inversa sea una realidad en todos los ámbitos. Asimismo, también hay que centrarse en cómo reducir esa generación de residuos y pensar en que se pueden reutilizar, siempre después de haberse sometido al tratamiento oportuno.

Como resultado, la logística inversa supone la reutilización de la cadena de suministro habitual, lo cual supone un aprovechamiento de los recursos que se emplean. Por ello, lo que hay que hacer es animar e incentivar al cliente final a que ponga en marcha este proceso. Así pues, si eres una empresas de logística internacional y tienes exceso de piezas en tu inventario o tienes productos que se han quedado obsoletos; o si has comprado algo que no ha cumplido tus expectativas, desde Pitarch Logística y Transporte te animamos a que inicies ese ciclo de logística inversa con el que dar una segunda oportunidad a aquello que ya no tiene valor.




COMPARTIR:




Comenta:

¿Podemos ayudarle?




En este sitio se usan cookies para ofrecer una experiencia más personalizada. Más Información
¿consiente usar cookies?